Homeopatía

Es un método terapéutico para la prevención, alivio o curación de enfermedades utilizando medicamentos homeopáticos.

Consiste en tratar con un medicamento y con dosis mínimas , siguiendo el principio de parecido y considerando la persona como un todo en la manera individual de expresarse a nivel físico y psíquico.
La homeopatía es eficaz para prevenir y tratar tanto enfermedades agudas (gripe, tos, diarrea, crisis de migraña, contusiones, etc.) cómo crónicas (alergia, dermatitis, asma, afecciones reumáticas, ansiedad, etc.); es eficaz en infecciones de repetición (en lagarganta, las orejas, ginecologicas, urinarias….), e incluso en curas paliativas (control de síntomas como dolor o estreñimiento y alivio de efectos secundarios como las náuseas de la quimioterapia...).

En homeopatía, y especialmente en enfermedades crónicas, el objetivo es ir más allá del alivio de los síntomas que van apareciendo, se busca ayudar el paciente a restablecer globalmente su equilibrio natural. Así pues, el médico homeópata en la consulta tendrá en cuenta, además de los síntomas o problemas de salud que presenta el paciente, su constitución física y su forma de reaccionar y sensaciones frente a la enfermedad, además de factores de mejora o de empeoramiento. Por eso se dice que el tratamiento, en homeopatía, es más individualizado.

Además, estos medicamentos tienen la ventaja que en general, no presentan contraindicaciones ni efectos adversos relevantes relacionados con la toma, por lo cual se recomiendan habitualmente para todo tipo de pacientes, incluso niños, embarazadas y enfermos que toman otros medicamentos.

Como cualquier medicamento, los medicamentos homeopáticos son de venta exclusiva a las farmacias.